La solución al GDPR podría estar en la industria para adultos

Antes de la entrada en vigor del GDPR el gobierno del Reino Unido empezó a desarrollar AgeID. Se trata de una aplicación que permite a los consumidores crear un nombre de usuario para utilizarse en visitas futuras a webs porno, y que podría ser una solución a la discutida ley sobre protección de datos de la Unión Europea. O no. Veamos.

El Reglamento General de Protección de Datos

Con el GDPR (Reglamento General de Protección de Datos) estamos ante la mayor revisión de la legislación de protección de datos de la Unión Europea en los últimos 25 años. Dicho reglamento, que sustituyó el pasado 25 de mayo de 2018 a la directiva de protección de datos, tiene por objetivo unificar una legislación de protección de datos que abarque a todos los residentes en la Unión Europea. La naturaleza extraterritorial y comunitaria del reglamento ha provocado un alud en todo el mundo, ya que todas las empresas que recapten datos e información de sus usuarios residentes de la UE están obligadas a cumplir la legislación.

Principales preocupaciones

La aplicación de esta ley viene determinada por la información personal recopilada de sus usuarios. Los datos personales se definen en el GDPR como cualquier información relativa a una persona que pueda ser identificada, directa o indirectamente por referencia a un identificador: nombre, número de identificación, localización, identidad física, fisiológica, económica, mental, cultural, etcétera. En muchos casos, incluso, identificadores como la dirección IP, las cookies, etcétera, se consideran datos personales.

Así que llegados a este punto, la principal preocupación del propietario de un negocio online o una web es doble:

1) cómo obtener no sólo el consentimiento de un usuario para utilizar cookies, y…

2) el consentimiento sobre el uso de los datos que pueden ser apropiados y almacenados en su base de datos.

Sin embargo, al mismo tiempo que el GDPR ha aparecido la Ley de Economía Digital que intenta hacer del Reino Unido el lugar más seguro del mundo para navegar por Internet. Esto significa que, por poner un ejemplo claro, todas las webs pornográficas tendrán que verificar los datos de sus usuarios, incluyendo su ubicación y edad, antes de que puedan entrar en la web.

Posible solución en la industria pornográfica

La solución actual para este sistema tiene el nombre de AgeID y ha sido desarrollada por la empresa líder de la industria pornográfica.

Se trata de un sistema que requiere que los usuarios se registren con una dirección de correo electrónico y una contraseña, para luego usar un mecanismo de terceros que comprueba que son mayores de 18 años. El usuario usa entonces AgeID para acceder a sitios pornográficos en la web; AgeID registrará qué sitios han sido visitados. La empresa desarrolladora cobrará a otras webs por usar su solución.

Entonces, ¿qué puede aprender un negocio no pornográfico de la tecnología propuesta para obtener el consentimiento y qué procesos pueden utilizar para reproducirlo?

Un portavoz de la propia empresa intenta dar la respuesta: “AgeID ha sido construido desde el principio con la protección de datos, la minimización de datos y los principios de privacidad. Al mismo tiempo que cumple con el GDPR”. Algo que con el tiempo, según el portavoz, podría convertirse en un estándar.

Una solución más eficaz sería centrarse en la educación de los jóvenes sobre internet, destacando los riesgos y ofreciendo servicios y salidas que planteen sus preocupaciones. Pero esos son temas realmente complejos y llevan mucho tiempo llevarlos a cabo.

Mientras tanto nos queda el GDPR y la Ley de Economía Digital, dos leyes que supondrán mucho dinero a los ISP y que, de ningún modo, solucionarán el delicado tema de la seguridad, la protección de datos y temas no menos engorrosos como el acceso de menores de edad a la pornografía.